200 becas completas serán destinadas a jóvenes para consolidar la industrialización

El presidente Luis Arce reveló este miércoles que el Gobierno nacional dota a los jóvenes profesionales bolivianos al menos 200 becas, anualmente, para consolidar la industrialización, “uno de los mayores retos para la Revolución Democrática y Cultural”.

“La industrialización es morosa y resulta, quizás, uno de los mayores retos para nuestra Revolución Democrática y Cultural. Tenemos obstáculos materiales y de formación especializada por superar; por eso, anualmente dotamos de 200 becas completas para jóvenes, para que cursen estudios de postgrado en áreas que contribuyan al desarrollo integral de Bolivia”, dijo durante su informe ante la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) por sus tres años de gestión.

El dignatario explicó que, en tres años de Gobierno, Bolivia encaró el emplazamiento de más de 150 plantas industriales, además de un laboratorio para servicios industriales y control de calidad.

“Estamos dando un salto cualitativo en cuanto al desarrollo industrial, el que contribuirá a mejorar la capacidad productiva, utilizando la mayor cantidad de insumos y materias primas nacionales para sustituir a los productos importados; lo que, a su vez, generará más ingresos, empleos y oportunidades para toda la población”, aseguró.

Señaló que el Gobierno nacional direcciona los esfuerzos para el desarrollo de nuevas industrias, que permitirán generar insumos y materias primas procesadas, que serán utilizadas por la industria nacional.

En esa línea, indicó que se emplazará en diferentes puntos del país plantas de extracción de aceites de palma y de macororó, además de centros de acopio y procesamiento de aceites y grasas para la producción de diésel ecológico.

En el país también se industrializará la hoja sagrada de coca y otras plantas medicinales. Se elaborará subproductos de granos de soya y se producirá abonos y biofertilizantes que permitirán “garantizar una producción agrícola sostenible y eficiente para mejorar la calidad y cantidad de los cultivos”.

Asimismo, con la industria de la química básica, dijo que se producirá y suministrará materias primas e insumos a sectores estratégicos, como la agricultura, energía, construcción, salud, entre otros.

Con la producción de ácido sulfúrico, hidróxido de sodio, ácido clorhídrico, hidróxido de calcio, bicarbonato de sodio, carbonato de sodio e hipoclorito de sodio y cloruro de calcio, el Primer Mandatario aseguró que se integrarán cadenas productivas y se generarán empleos.

“Se llegará a beneficiar a más de 1.900 unidades productivas entre grandes, medianas, pequeñas y microempresas a nivel nacional, que generarán, a su vez, nuevas industrias para más empleos y servicios”, aseguró el Presidente.

Añadió que a ello se suma el emplazamiento de plantas de transformación de frutos amazónicos, productos del Chaco, almendras, cereales, papa, leche, plátano, yuca, piña, hortalizas, pescado, camélidos y otros productos propios de cada departamento.

“Incentivamos y diversificamos la producción en función a las potencialidades de cada región, para que por fin podamos transformar las materias primas, en lugar de exportarlas sin ningún valor agregado”, resaltó.

Arce enfatizó que se construyen plantas industriales, tanto en las ciudades como en el área rural, cercanas al lugar de producción de la materia prima, para generar empleo e ingresos y de ese modo evitar la migración campo – ciudad y reducir las asimetrías regionales.

“Algo que debemos destacar es que, como nunca antes en nuestra historia, nuestro proceso de industrialización va a llevarnos a dar un salto cualitativo a nivel económico y productivo”, agregó el mandatario.