© AFP 2022 / STR

CIUDAD DE MÉXICO (Sputnik) — Autoridades mexicanas investigan los hechos de violencia registrados en el estadio de Querétaro (centro) el 5 de marzo, en una batalla campal desatada durante un partido de fútbol que dejó 26 heridos hospitalizados, tres graves, aseguró el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador.

«El gobernador de la entidad del centro del país, Mauricio Kuri, y la fiscalía local hicieron «el compromiso de que se iba a actuar conforme a la ley, de manera enérgica, vamos esperar el resultado para que se castigue a los responsables de los hechos muy lamentables», dijo el mandatario.

La violencia se salió de control al minuto 63 del encuentro en las graderías y se extendió al campo de juego donde los locales Gallos de Querétaro enfrentaban al Atlas de Guadalajara (centro-oeste), cuando el marcador parcial era 0-1 a favor de los visitantes, y obligó a suspender el partido.El objetivo es «saber quiénes participaron, saber si son solo los que se presentan como una confrontación de fanáticos de futbol, qué tipo de porras son, o si no hubo algo extraordinario, especial», declaró el jefe del Ejecutivo federal.

«López Obrador hizo un llamado a «que no se opte por la violencia, que es lo más inhumano que puede haber» y seguir atendiendo a los jóvenes».

«No podemos atender los problemas si no se va a las causas», aseguró.
De los aficionados lesionados en el partido de la jornada número nueve del torneo nacional, 24 son hombres y dos son mujeres.
Tres víctimas hospitalizadas fueron dadas de alta, tres siguen graves, otras diez personas están «delicadas», y diez más «sin gravedad», según el Gobierno del estado Querétaro, un polo industrial y automotriz del centro del país.
«Sobre estos hechos tan lamentables, se debe continuar moralizando al país y atendiendo los orígenes de la violencia y sus causas, como el caso de la delincuencia», dijo el presidente.
Foto: Sputnik Mundo
Foto: Sputnik Mundo

Por su parte, el subsecretario federal de Seguridad Pública, Ricardo Mejía, dijo en la misma conferencia de prensa con el mandatario federal que los protocolos de seguridad corresponden a los equipos y a la Federación Mexicana de Fútbol para evitar estos incidentes.»Es el primer evento de estas características [violentas] en ese estadio de Querétaro, un estado con bajos índices delictivos», expresó el funcionario.La autoridad estatal revisará el cumplimiento de las normas para prevenir posibilidad de que se repitan estos hechos.

«Hay que ver el tema del alcohol que se vende en los estadios, para aminorar los riesgos y mitigar cualquier conducta que pueda ser lesiva», puntualizó.

El presidente de la Liga MX, Mikel Arriola, anunció que a partir de la jornada 10, ninguno de los grupos de animación visitantes podrán ingresar a los estadios, para evitar enfrentamientos entre hinchas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.