Presidente Arce destaca el modelo económico como instrumento de crecimiento e industrialización

El Modelo Económico Social Comunitario Productivo (MESCP) demostró ser de utilidad en momentos de bonanza, de gran valor para enfrentar y contrarrestar las coyunturas de crisis, y ahora de ser un instrumento inestimable para despegar hacia la industrialización y la conquista plena de la soberanía política e independencia económica, afirmó este miércoles el presidente Luis Arce.

“Nuestro modelo demostró con creces la capacidad multiplicadora de nuestro crecimiento, así como la correspondiente distribución social de la riqueza mediante políticas públicas orientadas a reducir la extrema pobreza y las desigualdades”, destacó en su informe por los tres años de gestión ante la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

Apuntó que el Modelo Económico siguió operando con igual eficacia en un contexto mundial, regional y nacional adverso.

Como resultado, explicó que el índice de Gini llegó al 0.420 en 2021, el más bajo de la historia boliviana, al igual que la pobreza extrema, que se redujo al 11,1% en 2021, ratificando la vocación de crecimiento con justicia social.

En los dos primeros años del gobierno, dijo, “a pesar de la drástica caída de los ingresos por exportación de gas”, el crecimiento boliviano fue del 4,8%, lo que permitió incrementar el Salario Mínimo Nacional (SMN) en 2022 y 2023, en un 4% y 5%, respectivamente.

Además, permitió mantener controlada la inflación, que al mes de octubre de este año alcanzó el 1,48%, la cifra más baja de la región y una de las más bajas del mundo; y una tasa de desocupación del 4%, la menor de América del Sur.

“No lo decimos solo nosotros, sino también los organismos internacionales especializados”, destacó.

Arce recordó “la pésima” administración del gobierno de facto, que en 2020 provocó una caída de la actividad económica en el orden del 12%, para terminar con una contracción anual cercana al 9%, cifra que no se había registrado desde 1953.

“De ahí salimos a pesar de que los efectos de la pandemia se estaban sintiendo en el mundo, gracias a las medidas de política económica aplicadas desde noviembre de 2020”, afirmó Arce.

Aseveró que el MESCP demostró, por tanto, tener una coherencia estratégica, pero a la vez una flexibilidad táctica para acomodarse a coyunturas económicas específicas.

× Hola! Escríbenos aquí